ATTUA APARICIO, “He descubierto la escalada y redescubierto la cestería”

Defínete. Curiosa, culoinquieto y alegre. ¿En qué medida tu profesión favorece o entorpece tus relaciones personales?  No sé si las favorece o entorpece, pero sí que afecta, y mucho. La mayoría de la gente que he conocido en los últimos 10 años son del mundo creativo. ¿Hay diseñadores en tu círculo íntimo de amigos? Sí, aunque con ellos casi nunca hablo de diseño. ¿Reflejan tus diseños las cosas que te hacían feliz en la infancia? ¿Con esto quieres decir que mis diseños son infantiles? Las cosas que me hacían feliz en la infancia me siguen haciendo feliz ahora, y creo que son las cosas universales que también hacen feliz a la mayoría de las personas.

Attua Aparicio.

¿Cuánto tiempo ha de pasar para que puedas valorar un proyecto terminado? Depende del proyecto, del día y de a quién se lo enseñe, porque normalmente yo sola no miro los proyectos pasados ni pienso  mucho en ellos, por si acaso dejaran de gustarme.

¿Cuál es tu relación con el error? Cuando es prueba y error lo llevo bien y me pico hasta que me sale o hasta que me harto… pero cuando la cago de verdad, me pongo roja, me entran ganas de esconderme e intento quitarle hierro al asunto de cara a los demás, y luego duermo mal y aprieto los dientes por la noche. Mójate: ¿qué errores has cometido en tu carrera? Cuando trabajo para mí, ser vaga y perezosa y no dedicarle todo el tiempo que debería y luego castigarme por ello. Y cuando he trabajado para empresas, no es por ir de Santa Teresa de Calcuta, pero siempre he sido muy idealista creyendo que todo iba a ser genial e iba a hacer grandes cambios, y al final por mala comunicación hemos acabado hartos los unos de los otros. Podría haberme esforzado más en hacerme entender.

 

¿A qué estímulos recurres tras un parón creativo? A ninguno. Espero ansiosamente a que se me pase. Aunque recurrir a algún estímulo seguramente funciona. ¡Lo probaré la próxima vez, que no me hace nada feliz estar parada!

¿Cuáles son los condicionantes externos (que nada tienen que ver con el diseño) que este 2009 han afectado tu trabajo? A finales de junio tuve la suerte de que me despidieran y antes de ir a Londres estoy disfrutando de tres meses haciendo talleres, viajando y desarrollando nuevas aficiones. He descubierto la escalada y redescubierto la cestería. ¿En qué momentos has sentido la importancia/el valor de tu trabajo? Cuando me aceptaron en el Royal College of Art, cuando me invitan a exposiciones y cuando algún desconocido me escribe un correo para felicitarme. ¿Qué necesitas para estar bien hoy? Estar motivada, y no sólo con el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *