CARLOS MAIQUES “Sinuoso, sugerente, rotundo y sencillo”

Defínete. Uf, menuda pregunta, ¿me das una prórroga para pensarlo? ¿Qué hay en tu lista de la compra? No hay apuntes en los márgenes de la compra. En el bolsillo hay garabatos, números de teléfono, correos electrónicos, alguna frase que me haya llamado la atención, incluso algo que deba comprarse… pero como para hacer una lista, me temo que no, ya me gustaría. ¿Y en tu lista de cosas urgentes por hacer? No olvidarme de lo urgentes que son. ¿Tienes algún proyecto que haya nacido como resultado de una pelea? De un contratiempo sí, si eso cuenta como pelea contra uno mismo…

Carlos Maiques, en el jardín de su estudio. Foto: Alejandro Benavent

¿En qué circunstancias te has servido de algún conflicto (o has creado uno) para avanzar en tu carrera? Volviendo a la pregunta anterior, nunca me he servido de ninguna clase de conflicto. Es más, cuando se ha creado uno, no he “avanzado” nada.

¿Hay alguna limitación que el diseño te ayude a superar? Limitaciones físicas, espaciales. El diseño pliega el tiempo, como la especia melange; es un condensador que nos ahorra más minutos de los que somos realmente conscientes. ¿Cuál es tu punto fuerte? En el dibujo, la rapidez para visualizar conceptos, unida a cierto tipo de precisión y variedad de estilos. ¿Qué parte de tu personalidad estorba en tu relación con los clientes? El desorden.

¿Qué valores deseas que tus clientes perciban en tu trabajo? Las posibilidades. Que vean un mundo donde les guste pasar un rato. O que les sirva para decir de otra manera lo que necesitan. Dentro de cada registro, a veces lo sinuoso, la sugerencia, la rotundidad o la sencillez.

¿Trabajas en solitario o en equipo? En solitario. Me ayudan,  y mucho, todos los que me aconsejan bien, o que llegan técnicamente donde yo naufrago. ¿Qué valores aprecias en el dibujante que más admiras? Hay tantos… la claridad de ideas, la limpieza, la eficacia; la sorpresa también. Que no deje de decir cosas, cada vez que veo cualquiera de sus trabajos.

¿Hay algún proyecto que te persigue durante años pero que no te sientas listo para empezar? Un cómic bastante largo, que va cambiando de guión y aspecto cada cierto tiempo. Me gustaría que saliese pronto pero aún no le he encontrado el tono, al menos uno que pueda mantener durante todo el trayecto de su realización. Me falta aprender mucho todavía.

¿Has tenido hoy alguna idea que puedas transformar en un diseño? Hoy, si pensamos que las páginas de un cómic también se “diseñan”, una escena en la que aparecen dos mineros descendiendo por unas galerías. Pero aún no sé cómo será, tendré que dibujarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *