DESIDIA / PROVINCIA DE VALENCIA Y ALREDEDORES

El desarrollo de actividades productivas y de consumo ha generado una realidad física, social y cultural que se refleja en arquitecturas específicas creadas y manipuladas durante el pasado industrial.

 


Fábricas, hospitales, vías férreas, poblados, puentes… infraestructuras que con el paso del tiempo han definido la orografía y paisaje de muchos territorios. Un paisaje muchas veces salpicado de antiguos edificios residenciales inacabados o deteriorados por falta de uso. Muchas de estas construcciones -con o sin valor patrimonial- sufren el abandono de sus antiguos o actuales propietarios y, a pesar de su riqueza histórica, “ensucian” el paisaje. Edificios condenados al olvido que soportan un desmoronamiento paulatino. Existen multitud de construcciones que podrían ser recuperadas, con el valor añadido que aporta su historia, su mérito arquitectónico o su estética de otra época.

El paisaje existe sólo en quien lo contempla. Basta con asomarnos y “mirar”. Las ciudades y su entorno nos descubren ese paisaje que a menudo ni siquiera vemos, regado de construcciones que se caen a pedazos, que son una huella atávica de lo que fuimos; ruinas que soportan el vandalismo aleatorio o se transforman en escaparate del arte callejero. Esta serie de fotografías tomadas al anochecer son testimonio del declive de algunas de estas construcciones, abandonadas por indiferencia, indolencia o desidia.

Casa en Aldaia, Fotografía: © Daniel Duart
Barraca Casa típica valenciana, edificio protegido, bien de interés cultural (BIC), en Valencia. Foto: © Daniel Duart
Talleres Gotz, edificio protegido (BIC), en Sagunto. Foto: © Daniel Duart
Talleres Gotz, edificio protegido (BIC), en Sagunto. Foto: © Daniel Duart
Talleres Gotz, edificio protegido (BIC), en Sagunto. Foto: © Daniel Duart
Hospital abandonado. Foto: © Daniel Duart
Hospital abandonado. Foto: © Daniel Duart
Talleres Gotz, edificio protegido (BIC), en Sagunto.
Edificio Rondán en Sagunto. Foto: © Daniel Duart
Discoteca en Alboraya. Foto: © Daniel Duart

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *