NACHO MAGRO (ESCIF), “Intento utilizar mis diseños de manera terapéutica, enfrentándome a mis miedos, frustraciones e inquietudes”

Defínete. Prefiero no hacerlo. Aunque parezca cobarde, me gusta camuflarme en cierta ambigüedad. El sistema ya se encarga de catalogarnos encerrándonos en patrones que limitan nuestra visión del mundo y la visión que el mundo tiene de nosotros. ¿En qué medida tu profesión favorece o entorpece tus relaciones personales? Dedico muchas horas a mi trabajo y a veces tengo que hacer un esfuerzo para no aislarme. Pero no me puedo quejar, tengo muy buenos amigos que han aprendido a soportarme. ¡Son los mejores! ¿Hay diseñadores en tu círculo íntimo de amigos? Sí y no. Algunos de mis amigos más íntimos han ejercido de diseñadores en diferentes periodos, pero ninguno se dedica exclusivamente a ello.

Escif en la calle. Foto: Iván Villafaina

¿Reflejan tus diseños las cosas que te hacían feliz en la infancia? No es que haya tenido una infancia difícil, pero no recuerdo muy bien qué cosas me hacían feliz. Más bien es al contrario: intento utilizar mis diseños de manera terapéutica, enfrentándome a mis miedos, frustraciones e inquietudes.

¿Cuánto tiempo ha de pasar para que puedas valorar un proyecto terminado? En mi proceso de trabajo intento combinar los conocimientos adquiridos con una dosis de experimentación. Valoro objetivamente un proyecto cuando tengo las herramientas para descifrarlo…cuando la experimentación se convierte en conocimiento. La intuición juega un papel muy importante.

¿Cuál es tu relación con el error? Intentamos ser amigos. Valorar el error como una opción es una forma de romper esquemas. No me resulta fácil, pero sé que algunos de mis mejores aciertos son herencia de mis mejores errores. Mójate: ¿qué errores has cometido en tu carrera? He hecho muchas cosas mal en mi carrera pero no me arrepiento especialmente de ninguna de ellas. Al final, logros y aciertos han ido construyendo mi personalidad. Espero seguir cometiendo errores de aquí en adelante.

¿A qué estímulos recurres tras un parón creativo? A mi libreta. Me obligo a usarla constantemente, aunque sea para apuntar la lista de la compra. Me ha sacado de muchos baches, aunque no de todos. Cuando el vacío persiste, busco un buen libro que me abra la cabeza. ¿Cuáles son los condicionantes externos (que nada tienen que ver con el diseño) que este 2009 han afectado tu trabajo? Viajes, relaciones, lecturas, sentimientos… Intento usar mi cotidianidad para argumentar mis intervenciones. Es en esta transición de lo personal a lo social donde creo que mi trabajo tiene sentido.

¿En qué momentos has sentido la importancia/el valor de tu trabajo? La última vez que me paró un policía para que dejase de pintar y me dio a entender que conocía mis movimientos. Me resulta extraño que esta gente pierda su tiempo en investigarme: o realmente les molesta que alguien pinte los muros abandonados o existe un sector aficionado a la pintura dentro del cuerpo de policía.

¿Qué necesitas para estar bien hoy? Ser consciente de que no tengo motivos para estar mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *