OMELETTE “Mejoramos con el tiempo. Al menos eso intentamos”

Omelette. Daniel Uribe (Cuernavaca, México, 1981). Muy diestro para dar vida a las cosas sobre el papel. / Raúl Durá (Alicante, 1985). Muy diestro para utilizar el secador de pelo para calentarse. / Pedro Rivera. (Badajoz, 1975). Muy diestro para desmontar cualquier cosa.

¿De qué color os gustaría morir? De azul tortilla estaría bien. Os levantáis una mañana y toda vuestra obra ha desaparecido. No hay ningún rastro, ni siquiera en internet. ¡Se ha esfumado! ¿Qué hacéis? Creo que sería el momento perfecto para tomarnos un descanso y hacer un viaje lo más lejos posible. Al regresar, contaríamos hasta diez y volveríamos a empezar de nuevo.

¿Creéis haber estado alguna vez en el lugar y momento adecuados? ¿Cuál ha sido el resultado de esa afortunada conjunción? Lo más parecido a eso ha sido coincidir en un máster de la universidad. Ninguno de los tres veníamos a Valencia por el máster, sino por otros motivos. Ahora estamos muy contentos de habernos conocido, ya que de lo contrario no existiría el estudio La Mamba ni la editora Omelette-ed.

¿En qué os parecéis a vuestra obra? En que mejoramos con el tiempo. Al menos eso intentamos. ¿Cómo actúa vuestra intuición? ¿Un impulso, una voz, una duda, un golpe en el estómago? Como un impulso que define los primeros pasos a seguir a la hora de diseñar. Necesitamos simplificar la toma de decisiones a partir de nuestra intuición. Una vez definido el producto tratamos de analizarlo de una forma más reflexiva para finalizarlo.

OMELETTE. Foto: Alejandro Benavent

¿Hay en vuestra obra huellas que delaten que la intuición ha hecho acto de presencia? Un ejemplo es el frutero Mamut. En la fase inicial pretendíamos desarrollar un frutero especial. A nivel de concepto nos resultaba interesante que variara de tamaño. Tal vez por intuición o por casualidad hicimos un corte radial a un círculo de papel y apretamos al centro. De esa forma conseguíamos que el círculo (2D) se convirtiera en un cono (3D)… El concepto surgió por intuición mientras que su aplicación salió por reflexión.

¿Con qué frecuencia os gusta mentir? No mentimos tanto como nos gustaría. Darnos tiempo y aprenderemos a mentir más y mejor. ¿De cuál folklor valenciano sois fans incondicionales? Vamos a tirar de topicazo: el momento mascletà, donde en escasos minutos se disparan 100 kg de pólvora de forma progresiva hasta llegar al terremoto con su apoteósico final (siempre hemos querido meter la palabra apoteósico en una entrevista).

¿Tenéis alguna relación especial con parajes naturales de Valencia? Tanto como relación especial no, pero las pasadas navidades estuvimos en Las hoces del Túria, en el paraje natural de Chulilla Los Calderones, un lugar muy interesante. Si te gusta el senderismo y la escalada es un lugar genial para visitar, en verano e invierno.

Aconsejadme algún paraje o emplazamiento público en Valencia para el regocijo y la diversión. Regocijo y diversión no creemos que sean los mejores términos para definir estos espacios, pero cualquier parte con césped del río seco o el espigón que separa la playa del puerto están bien para hacer un picnic cuando hace buen tiempo.

¿Se acerca a la verdad la explicación que de vuestro trabajo suelen dar vuestras madres a sus amigas? Nuestras madres tienen su propia versión del concepto verdad y tienen ese derecho porque son madres. Tal vez no se asemeje mucho a nuestra verdad pero es su propia verdad. Ante la duda de no saber muy bien explicarlo acaban definiendo cualquier mueble/lámpara/objeto con el adjetivo calificativo dediseño. Es su comodín. Definiros en una palabra. Uppss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *