PACO CABALLER “Estoy harto del diseño sobrio, intocable y atemporal”

Defínete. Soy un tipo normal que disfruta mucho del mundo gastronómico.¿En qué medida tu profesión favorece o entorpece tus relaciones personales? Siempre es al revés.¿Hay diseñadores en tu círculo íntimo de amigos? Sí, casi todos de la facultad. Algunos han continuado estrictamente con el diseño y otros en cosas relacionadas con algo creativo. ¿Reflejan tus diseños las cosas que te hacían feliz en la infancia? Cada día más. Estoy harto del diseño sobrio, intocable y atemporal. Los tiempos cambian, los objetos también. Me gusta hacer objetos que diviertan a la gente.

 

Paco Caballer en la terraza de su estudio. Foto: Alejandro Benavent

¿Cuánto tiempo ha de pasar para que puedas valorar un proyecto terminado? A corto plazo la caducidad viene sola: te levantas un día y piensas que lo que has diseñado no tiene sentido. A largo plazo, la respuesta la tiene el público. Cuando materializo una idea siempre tiene algo qué contar. Si no es así, se queda en el cajón de las ideas, del cual a veces rescato alguna.

¿Cuál es tu relación con el error? Andamos de la mano, y eso no es malo. Para aprender hay que equivocarse. Mójate: ¿qué errores has cometido en tu carrera? No irme a vivir fuera una buena temporada, aunque nunca es tarde.

¿A qué estímulos recurres tras un parón creativo? Me gusta mirar a la gente desde el balcón, imaginar cómo serán sus vidas y montarme una película. Lo mejor es dejar que el cerebro se relaje y el inconsciente vaya haciendo. Quedar con amigos, ir a comer con mis padres y mi hermana… cualquier cosa vale con tal de desconectar. Norma: no más de una hora en cada proyecto.

¿Cuáles son los condicionantes externos (que nada tienen que ver con el diseño) que este 2009 han afectado tu trabajo? Las personas cercanas siempre están presentes en lo que quiero contar a través de los objetos. A parte de ellos: Barcelona y otras cosillas que no vienen a cuento.

¿En qué momentos has sentido la importancia/el valor de tu trabajo? Cada vez que veo a una persona sonreír por algo que he hecho. Es como cerrar el círculo. ¿Qué necesitas para estar bien hoy? A nivel profesional, que me llame alguien ofreciéndome un espacio de  30 metros cuadrados para que lo llene con mis ideas, y que además me pague por ello. En lo personal no puedo pedir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *