YONOH “Sabemos lo mucho que cuesta conseguir que las cosas sean fáciles de ver y entender”.

Alex Selma, (Faura – Valencia, 1980) & Clara del Portillo (Valencia, 1980).

(Definiros. Somos sencillos, introvertidos, currantes y nos encanta disfrutar de la vida. Con el tiempo hemos aprendido a separar mejor nuestra vida personal del trabajo: hace unos años nuestra vida giraba demasiado alrededor del diseño, y ahora, aunque siempre estamos pendiente del trabajo, sabemos separar estas dos facetas para disfrutar más y mejor de cada una.

¿Qué hay en vuestra lista de la compra? Mantenemos una lista interminable de cosas que queremos comprar, somos unos apasionados de los libros y revistas de diseño, música (últimamente hemos descubierto a Mark Ronson y a Bombay Bicycle Club) y objetos que nos gustan para casa, nos encanta visitar los rastros. Por supuesto hay cosas de primera necesidad… de todos modos, lo primero que aparece ahora son unos billetes a Tokyo para la Design Week. ¿Y en la lista de cosas urgentes por hacer? Estamos preparando una fiesta para la Valencia Disseny Week, tenemos que rematar algunas cosillas; al final aunque quieras hacer algo pequeño todo va complicándose. También tenemos que dar las últimas pinceladas a algunos proyectos por acabar.

 

Clara & Álex, en el taller anexo al estudio. Foto: Alejandro Benavent

¿Tenéis algún proyecto que haya nacido como resultado de una pelea? Ninguno ha surgido de una pelea pero sí ha habido algunas peleas, no muy graves, para resolver alguno. Normalmente somos bastante relajados en el trabajo, aunque siempre hay momentos de tensión que rompen esa calma. En ocasiones tenemos puntos de vista distintos de cómo resolver cierto problema y eso puede acabar en una discusión necesaria para resolverlo.

¿En qué circunstancias habéis utilizado algún conflicto (o habéis creado uno) para avanzar en vuestra carrera? No nos hemos encontrado en esa situación hasta ahora, y esperamos no tenernos que enfrentar nunca a una circunstancia así; intentamos avanzar poco a poco, sin prisas y haciendo las cosas bien. Los conflictos nunca son buenos compañeros.

¿Hay alguna limitación que el diseño os ayude a superar? El diseño está siempre presente en nuestras vidas, tanto en el trabajo como en la vida cotidiana, y nos ha ayudado a conocer mundo y gente que de otra forma no hubiéramos conocido. Somos una pareja bastante introvertida, nos movemos con cierta dificultad entre multitudes… tal vez el diseño nos haya ayudado (o en cierto modo obligado) a habituarnos mejor a este tipo de situaciones. Hablar en público nos cuesta mucho y nuestro trabajo nos obliga a superar ese miedo.

¿Cuál es vuestro punto fuerte? Analizamos en profundidad el tipo de cliente/empresa con el que colaboramos para hacer proyectos lo más cercanos posible a su forma de trabajar o mercado objetivo. Hacemos proyectos coherentes, proyectos industriales capaces de transmitir sensaciones. Nos gusta hacer proyectos que parezcan muy sencillos y fáciles de entender.

¿Qué parte de vuestra personalidad estorba en la relación con los clientes? Seguramente el hecho de ser introvertidos no es muy bueno para la relación con los clientes, de todos modos, una vez  que empezamos a colaborar con una empresa normalmente tenemos una relación muy cercana que nos facilita mucho las cosas. ¿Qué valores deseáis que los clientes perciban en vuestro trabajo? La sencillez y la funcionalidad por encima de las modas. Queremos que se aprecie el trabajo bien hecho, un proyecto estudiado, el por qué y el cómo; queremos que vean proyectos alcanzables y diferenciadores.

¿Cuántas personas trabajan con vosotros? Solemos trabajar acompañados de 2 estudiantes europeos que pasan unos meses con nosotros. Eso nos permite conocer otras formas de ver las cosas y crea dinamismo, Aunque cada proyecto lo dirija una persona, el resto sirve de crítica y apoyo para encontrar la mejor solución.

¿Qué valores apreciáis en el diseñador que más admiráis? La facilidad con la que parece que resuelve los proyectos, siempre brillantes. Cada pequeño detalle está magníficamente resuelto. Sabemos lo que cuesta conseguir que las cosas sean fáciles de ver y entender.

¿Hay algún proyecto que os persigue durante años pero que no os sintáis listos para empezar? Nos gusta siempre afrontar nuevos retos, nunca nos asusta un nuevo proyecto. Afortunadamente ya hemos trabajado en proyectos de diversa índole y no tenemos ninguna espinita clavada. Con los años hemos ido tachando objetivos, poco a poco, y todavía nos quedan muchos por cumplir. Sería divertido diseñar un pequeño electrodoméstico o algún objeto electrónico.

¿Habéis tenido hoy alguna idea que podáis transformar en un diseño? No partimos de ideas fugaces en nuestro trabajo, nos gusta meditar lo que hacemos, cómo y para quién. Aunque al cabo del día siempre te encuentras en miles de situaciones que te inspiran, no eres consciente de ello hasta que te pones a trabajar sobre algo concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *