ANDREA CORRALES / LA DIMENSIÓN MATERIAL DE LA IMAGEN PORNOGRÁFICA

More

17 julio, 2019 to 11 agosto, 2019 All Day

More Dates

  • 17 julio, 2019
  • 18 julio, 2019
  • 19 julio, 2019
  • 20 julio, 2019
  • 21 julio, 2019
  • 22 julio, 2019
  • 23 julio, 2019
  • 24 julio, 2019
  • 25 julio, 2019
  • 26 julio, 2019

CENTRE DEL CARME, CULTURA CONTEMPORÀNIA

c/ Museu, 2, 46003, Valencia

  • By:

    Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

El Centre del Carmen Cultura Contemporània presenta la exposición ‘La dimensión material de la imagen pornográfica’ de la artista y activista alicantina Andrea Corrales. El proyecto de Andrea Corrales, resultado de la convocatoria Escletxes de producción e investigación artística, analiza la imagen pornográfica para reivindicar la libertad sexual e introducir el debate sobre la legalidad del trabajo del sexo. Andrea Corrales es artista, activista e investigadora independiente. Trabaja desde el arte, el pensamiento y la militancia en cuestiones relacionadas con las disidencias sexuales y los feminismos queer.

Desde los años 90 del siglo pasado, la producción y circulación de pornografía ha experimentado una transición de soportes desde lo material a lo digital. Cuando la imagen pornográfica se inscribía en soportes físicos (revistas, filmes, cassettes VHS), la materialidad de esa imagen coincidía analógicamente con la materialidad de lo representado: cuerpos y actos sexuados/sexuales. Pero hoy, cuando casi la totalidad del porno se produce o circula hegemónicamente en el registro informático de Internet, podría ocurrir que la velocidad y el fulgor interactivo de las pantallas haga perder de vista las condiciones -todavía- materiales de esa producción de la imagen sexual.

A partir del análisis de una de las más importantes plataformas digitales americanas la exposición analiza el papel de la imagen pornográfica en la historia de la cinematografía. Andrea Corrales utiliza el vídeo y la fotocopia aludiendo al carácter de reproductividad y de pérdida de noción de la realidad, una metáfora de la superficialidad con la que se observa el trabajo sexual. Como activista de la disidencia sexual, la obra de Andrea Corrales adquiere diferentes dimensiones, desde lo artístico, lo político y lo teórico. Según la artista “esta exposición no es un manifiesto sino que ofrece diferentes guiños para llevar al espectador de lo superficial a lo reflexivo”. A partir de la imagen pornográfica la exposición introduce al visitante en el debate sobre los derechos de las personas trabajadoras del sexo. Para Andrea Corrales “existe una violencia estructural en determinados ámbitos del mundo laboral, sobre todo en el trabajo sexual y en el cuidado. El Estado no puede tener el monopolio de la sexualidad. Esta exposición no se posiciona a favor ni en contra de la pornografía pero sí es pro derechos de las personas trabajadoras del sexo y de su libertad”.

La exposición incluye varias entrevistas a actrices del cine porno con la intención de poner luz sobre un ámbito en el que el oscurantismo genera precariedad e indefensión. Corrales afirma que lo único que firman es una cláusula de cesión de derechos de imagen. El teórico y activista Felipe Rivas San Martín afirma que “las propuestas de obra implicadas en esta exposición hacen colisionar las múltiples dimensiones, políticas y poéticas de sentido que implica lo material en el porno digitalizado: economía, plusvalía, cuerpo encarnado, reproducción técnica, precarización, imagen sexual, papel o rol, poderes y violencias, raza, procesos de producción, servidores, lubricante, colonialidad, circulación de datos masivos, relación suplementaria entre dato y metadato”. De ahí que la insistencia de Andrea Corrales en la “dimensión material de la imagen pornográfica” tome la forma de una resistencia activa contra ese olvido posible, virtual. “Me atrevería a describir esta exposición como un proyecto de pornografía aneconómica, que no es del todo pos-porno ni mucho menos anti-porno, sino un intento de interrupción a los flujos de la pornomercancía de Internet, desde el lugar –siempre comprometido- de la disidencia sexual” señala Rivas San Martín.

Charlas, grupo de estudio y performance. La exposición de Andrea Corrales, que ocupa la sala 1 del Centre del Carme, se presenta como un dispositivo que se activará mediante diferentes encuentros, performance y charlas con artistas, activistas e investigadores invitados. A partir del próximo día 11 de julio se constituirá un grupo de estudio que celebrará diferentes encuentros, un trabajo colectivo con lectura y comentario de textos relacionados con la cuestión pornográfica desde la perspectiva de los estudios culturales y la teoría de la imagen. Las sesiones contarán con la participación de varios especialistas como Andrea Soto Calderón, doctora en filosofía, especializada en el estudio de la imagen y los medios, así como la relación entre estética y política; y Kali Sudhra, actriz y performer porno, queer y racializada, es activista antirracista y por los derechos de las trabajadoras sexuales. El grupo de estudio contará con una sesión final nocturna sobre el postporno, el próximo 11 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *